La pregunta de un niño

Lepaera- Honduras-

Nunca había pensado en la pregunta qué me hicieron —, un niño con apenas ocho años—. Me desarmo su inquietud. Me puso a reflexionar.

Cuando se llega a la edad de cincuenta y siete años, en un solo hogar, una sola familia, se van acumulando muchos objetos materiales en los rincones, en los armarios, en las estanterías, pero sobretodo cuando eres amante de los libros, entonces se convierte en una obsesión por el conocimiento, en un culto al libro recién salido de las impresoras, o simplemente curiosidad por las nuevas tendencia de la narrativa, aunque yo prefiero quedarme en la narrativa de Cervantes y en la poesía de Baudelaire y Whitman.

El niño me pregunto, si usted se ve en la necesidad de donar su biblioteca o venderla , con cuales libros se quedaría, pero esos libros tendría que caber en una sola fotografía de su celular:

Pero que difícil, se me hizo responderle, me puso a pensar a lo largo de la semana, no se me había borrado su rostro infantil, ni mucho menos su pregunta, en verdad la vida, es una acumulación de cosas buenas o malas, materiales o de momentos dulces y amargos, de horas de trabajos, de conversaciones que se quedan y otras que simplemente se borran, al final, la vida se reduce a la simpleza de muy pocas cosas.

quizás ahora entiendo porque hay que vivir ligero de equipaje.

La vida aunque sea tardía o corta, hay que vivirla simple, con la brevedad de las horas, de los espacios como los diminutos latido del corazón que se pierde en el cuerpo, aunque el cuerpo dependa de él.

ahí está la respuesta, búscala en la fotografía.

Autor: marinoberiguete

Abogado, escritor. Magíster en Ciencias Políticas, Universidad Pedro Henríquez Ureña, Magíster en Relaciones Internaciones, Universidad Pedro Henríquez Ureña, Post grado en Procedimiento Civil, Universidad Autónoma de Santo Domingo, Gerencia de Campaña, Fundación Konrad Adenauer, Venezuela IFEDEC. Consultor Político Catedrático Universitario. Universidad Católica de Santo Domingo Universidad Pedro Henríquez Ureña.

Deja un comentario