De mis notas de humor negro

A veces pienso, que algunas personas se han vuelto locas en las redes sociales, o quizás han sido locos siempre.

Cuando leo sus comentarios, mi rostro se echa hacía atrás, en señal de desaprobación. Al Pacha le luces.

Otras veces pienso que hay políticos que no saben hablar de nada que no sea de lo que ellos creen que saben. Mierda. Eso no es política, es oportunismo.

otras veces pienso que hay políticos que no saben trabajar en nada, si no es en el Estado y se mueren de penas si no ven un cheque público en sus manos, no pueden vivir sin estar en el Estado.

Se creen que nacieron adscritos al presupuesto nacional. Son purpurados de la política. Cacique de Yarabaragua

por eso saltan entre partidos políticos como si fuera un deporte de campo y pista, con la palabra hermano en los labios. Jesús%%%%

Si me refiero a esos que viven leyendo en las redes sin hablar y cuando hablar es para felicitar un nuevo funcionario o cargarle lisonja al gobierno de turno. Si me refiero a esos que no se han leído en su vida ni a su compañero Pinocho.

Verdad, que son seres extraños, suelen creerse inteligente y el bruto siempre es uno.

Pero que magia tienen en sus zapatos. Bueno, bueno, quizás tendrán algo y nadie lo ve… eh, usan en cada salto partidario una clase de garrocha verbal para saltar, con la facilidad de la desvergüenza atlética de un Felix Sanchez.

Tienen amigos en cada oficina del Estado y llevan desde los hijos, los esposos de las hijas y hasta las esposas, para que los dejen o los nombren.

¡Ohdios! cuánto desfachatez tienen la política vernácula…

Pero hay que dejar que el mundo ruede, ruede y cada quién con sus historias, verdaderas o fingidas sobre sus hombros.

Quizás tengan razones. Pero tú y yo vamos a seguir con este humor negro. Y dejar hacer.

Bueno hasta vis-ta…

Deja un comentario