murió Willy Rodríguez

 

Conocí a «La Leyenda de la radio nacional» en los años noventa, Willy, era un hombre de un fácil trato humano, convencía al hablar  a cualquier ciudadano  de un proyecto colectivo de inmediato, nunca supe más de él que su nombre, era un hombre de trato afable.

Pero era un hombre de ideas claras. 

 

Siempre en Semana Santa y Navidad, La Leyenda,  montaba el mayor «operativo de la información» para tratar de preservar y salvar vidas,  en esa época de desplazamiento de la ciudad a los campos  y de desborde humano  en la vida cotidiana. 

En la radio,  fue un creativo nato, dio oportunidad y orientación a muchos jóvenes, y se constituyó en un ejemplo a imitar, Willy fue  un caballero de  la radio, un hombre digno, un lenguaje simple pero bien informando siempre.

Sus compañeros de la radio, tienen en sus manos un gran legado que recoger, para que su voz, no caiga en el vacío del olvido, pero no es poniéndole a esa cabina de la Z101, su nombre y una foto. No. Algo más.

La Leyenda será  recordado por sus acciones, por  su principios éticos de hacer radio, de hacer una opinión sobre temas ciudadanos,  sin hacer daño o buscar beneficio personal.

A todos nos va hacer falta la Leyenda de la radio, pero a quién más falta le va a hacer es a la radio nacional: por sus aportes permanente.

El  vacío que nos  deja su partida, será muy difícil de ocupar. Por años domino como pocos,  las ondas hertzianas, igual que Guglielmo Maconi.

la z101-en radio, por más que se quiera es el 80% de la representación de la radio nacional, y eso es un trabajo de Willy y el equipo que él supo conformar en su momento en la historial radial del país.

Cuando hago un balance de las gentes que se ha ido llevando el Covid a destiempo. Pienso que cuando el mundo vuelva a la normalidad, los que se  queden de pies, lloraran al recordar los rostros de tantas personas que está enfermedad, vestida de un fantasma, se ha ido llevando entre sus garras.

Espero que la sociedad del teteo,  entienda que aunque somos una isla, el mundo es plano, y que  una enfermedad nacida en Wuhan puede llegar aquí en las alas de un murciélago o en la maleta de un turista.

 

El gobierno dominicano, antes de abrir las puertas por la presión empresarial, por el comercio rutinario, tiene que entender que este virus, no va a salir sola de está isla, si no existe un plan de concienciar a los ciudadanos.

Este virus podrá durar varios años. Haiti está al lado y no están vacunado a sus habitantes. Pero tampoco existe un control rutinario ni se ha puesto en veda cada ciudadano extranjero que entre sin estar vacunado al país.

 

Si la ilusión es el efecto rebaño, se van a marchar muchos por este virus.

Un plan de protección, no se ha realizado, no he visto una campaña permanente de sensibilizar a la gente, no he visto a las universidades involucrarse en salir hablarle a los ciudadanos informándole que el covid no es una gripe que es una enfermedad mortal.

La mayor conciencia se crea hablando...

No tengo dudas de que esta enfermedad mortal nos  está ganando las batallas a todos y se va a llevar a muchos hombres con las  ganas de seguir aportando a está sociedad sus conocimientos y sus energías.

Espero que la muerte de Willy, tenga el rostro de la conciencia que tanto necesitamos,  para poner por encima de la economía: la salud de un pueblo.

El gobierno, es el primero que deberá pensar en cómo dar ejemplo. No esperemos que se nos muera un funcionario cercano al poder, o un familiar, para entonces sopesar las medidas más útiles para preservar las vidas que se nos están marchando.

Adiós Leyenda, ahora sí, pasaste a está etapa: de Leyenda, aunque te fuiste deprisa,  tu voz seguirá escuchando en la memoria sentimental de los amigos, de los radios oyentes, que siempre valoraron tus aportes a esa sociedad terca y de teteo,  desde que saliste de la Vega.

 

 

 

Alguien te vera caminando por la emisora,  con tu sonrisa de muchacho grande y tu voz de locutor de aquellos años cuando la voz y la cultura eran  la única arma de un locutor radial.

 

Llévatelo Cundo.

 

 

 

 

Deja un comentario