Qué hacer frente a la crisis haitiana.

No se asesina un presidente todos los días.

La crisis haitiana nos afecta y no es un simple juego.

Con la muerte de un presidente haitiano Jovenel Moïse Blessé por un comando perteneciente al crimen organizado, que cuenta con armas de alto calibre e inclusive tanques de combate, cada minuto cuenta, en la toma de decisiones   de parte del jefe de Estado Dominicano y del Ministro de relaciones exteriores de la República.

Podría producirse “ La tormenta perfecta”  en las próximas horas con  un  éxodos masivos del pueblo haitiano,  hacía la República Dominicana, inclusive usando la figura de asilo político o por humanidad.

Con el concurso y el apoyo de algunos organismos  internacional, que siempre han jugado a la carta de  que la República Dominicana se haga cargo de ese país.

 

Pero  qué podemos hacer como Estado: Veamos.

 

  • La muerte de el presidente haitiano Jovenel Moïse Blessé, generará un clima de incertidumbre interna  y de malestar en la frontera, abarcando un conflicto permanente en cinco provincias del país.
  • Las instituciones del Estado haitiano no tendrán cabezas y se desenfocarán. Clima que será aprovechado por el crimen organizado antes que reaccione el gobierno dominicano,  frente a los  hechos que se van a ir desarrollando.
  • Este es el primer conflicto internacional,  que se le va a presentar al gobierno. La delicadeza con que deberá manejarse, debería de tener las mejores cabezas de intelectuales  de su gobierno.
  • No es una lucha de dos Ministerios. Haití se ha convertido en un narco estado.
  • Y aunque nadie lo quiera ver,  es el segundo socio comercial mas importante del país.
  1. El gobierno dominicano debería iniciar en horas de la mañana varias acciones  urgente, dirigida  en dos focos:
  • Militar.
  • diplomático
  • Designar un gabinete de crisis, con especialista en comunicación, en seguridad nacional, un militar  de carrera experto geopolítica y un militar experto en seguridad,    y dos  diplomáticos con experiencias en asuntos haitianos, que sirva de una unidad de  análisis,  para oriental a ambas instituciones involucradas.

Es de destacar que un conflicto de está naturaleza durara más de un año para concluirse en una solución paliativa, en una primera fase.

 

Foco Militar.

 

  1. Designar una junta militar con asiento en la frontera de coroneles y generales, con el fin de iniciar una operación militar para proteger la frontera.
  2. En lo militar, deberá mandar varias unidades de comando de  inmediatos por tierra y por aire y cubrir la costa marina, pedir ayuda al comando sur de los Estados Unidos.
  3. Habilitar las pistas aéreas de Barahona, Elías Piña, Dajabón, Jimaní y movilizar los ochos aviones tucanos para la frontera.
  4. Restablecer una unidad de vigilancia aérea, por tierra y marítima
  5. Movilizar la mayor cantidad de soldados pertenecientes a comandos especiales,
  6. Reforzar con seguridad de la embajada haitiana en el país.
  7. Ordenar una labor de inteligencia a los grupos haitianos que se mueven en el país con fines de evitar que se diga que la conspiración sale del país.

Foco diplomático:

 

No se requiere en este momento diplomacia en Haití, lo que se necesita es “inteligencia militar”  por lo tanto el gobierno dominicano deberá

 

  1. Llamar a consulta la misión completa de la embajada y retirarla en horas temprano, para evitar cualquier daño colateral.
  2. Cerrar los consulados.
  3. Dejar en la embajada de Rep Dom en Haití, con el agregado militar, reforzada con un comando elite con comunicación en la frontera.
  4. El canciller deberá condenar el hecho de la muerte de presidente haitiano.
  5. Convocar el consejo de cancilleres con el fin de tratar la crisis haitiana.
  6. Pedir ayuda internacional a los países miembros de la OEA.
  7. Construir un espacio de refugiado en la frontera, con todas las condiciones sanitarias debida.
  8. Formar un consejo de ex cancilleres de la República Dominicana.
  9. Motivar una resolución de la OEA, condenando el hecho.
  10. Pedir restablecer la democracia con fines de que se ordene la elección de un nuevo presidente con una fecha para las elecciones propuesta por la oposición política.
  11. Realizar por separado una reunión con los lideres políticos de oposición al gobierno haitiano con fines de escucharlos y buscar una salida.
  12. Convocar en la frontera a una reunión con los empresarios haitianos.
  13. Convocar una reunión con los empresarios haitianos que viven en Miami, que son los que dominan la economía de ese país.
  14. Designar un vocero solo para el asunto haitiano.
  15. Solicitar a la DEA, capitulo América Latina una investigación sobre la presencia de comando armado de venezolanos y colombianos en Haití.
  16. Invitar al secretario general de la OEA al país y visitar la frontera.
  17. Emitir una nota diplomática a todas las misiones diplomáticas de la República Dominicana donde se les instruya a reunirse con sus colegas del Grulac y a los países perteneciente al SICA, con el fin de iniciar una «narrativa de buen vecino», antes que Haití y los países perteneciente al CARIFORUM inicien una ofensiva contraria a la que se va a ir desarrollando en la medida que la crisis de Estado haitiano se vaya agudizando.

 

El gobierno dominicano, no puede  jugar a cerrar sus fronteras, ese seria el peor error, deberá de imponer un régimen de seguridad fronteriza y un cordón sanitario y de registro de cada ciudadano haitiano que se  encuentre en la frontera, para eso debería pedir ayuda a ACNUR.

 

 

Y jugar a buscar una salida internacional, donde la República Dominicana, sea la puerta de la solución no la barrera que los arroje al mar.

La paz de Haití, es uno de la mayor prioridad diplomática que debería tener el país, si el conflicto haitiano persiste y se agudiza, las fronteras vivirán momentos de tensiones y crisis, y el trafico de drogas y de armas, afectara e influirá en la tranquilidad del país.

El Ministerio de Relaciones Exteriores cuenta con varios embajadores con la experiencia suficiente para enfrentar la crisis comunicación que tendrá esa institución.

Ojalá las autoridades del gobierno dominicano, entiendan  que, si fracasan ellos como país, el fracaso seria de todos.

En esa crisis hay que aprovechar la experiencia de los expresidentes. porque negociar y lidiar con el pueblo haitiano, es muy complejo. Piensan de una manera y hacen otra cosa, por eso la comunicación será el mejor aliado de está nueva crisis.

No se asesina un presidente todos los días.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario