La sabiduría del silencio

 

8c6bca7c-906a-460a-b097-504e23db172f

El ser humano se forma en el silencio. Durante los primeros meses de su vida cautivada en el vientre materno, en su primer mundo interior donde llega a conocer los primeros sonidos: los latidos de la madre. Cuando salen al mundo exterior,  llora, llora, con la fuerza del dolor de un lenguaje simbolizando en el  dolor, y el llanto,  se convierte en su hablar, sin embargo aprender a conocer las palabras después de nueve meses.

Las palabras son símbolos, llaves del mundo exterior, donde cada sílaba va como una ola formando su propia personalidad que lo acompañará hasta el dìa que los labios se cierren junto con la loza que solo llevaria su nombre y la fecha en que dejo de hablar.

Hablar  se aprende en una vida completa, sin embargo, guardar silencio, controlar emociones en medios que a veces se convierte en hostiles,  es donde el hombre demuestra su capacidades del aprendizaje. Las palabras es el espejo màs fiel de reflejar lo que somos pero es el más dificil de controlar,  por los seres humanos.

Una vez, estuve rodeado de gente con ruidos. Un  domingo,  cuando vivía en Paraguay, salí a un café y luego a una librería de libros usados, ese día compré  un libro de José Ingeniero: » Las fuerzas morales»  cuando lo abrí me encontré  con  un sobre amarillo por el tiempo transcurridos  y encontré está carta dentro: 

 

Buenos Aires, 9 de abril 1969.

Apreciado amigo:

Habla simplemente cuando sea necesario. Piensa lo que vas a decir antes de abrir la boca. Sé breve y preciso ya que cada vez que deja salir una palabra por la boca, deja salir al mismo tiempo una parte de tu energía.

Nunca hagas promesas que no puedas cumplir. No te quejes y no utilices en tu vocabulario palabras que proyecten imágenes negativas porque se producirá alrededor de ti todo lo que has fabricado con tus palabras cargadas de negativismo.

 

Si no tienes nada bueno, verdadero y útil, es mejor quedarse callado y no decir nada. Aprende a ser como un espejo, escucha y refleja la energía.

 

El universo mismo es el mejor ejemplo de un espejo que la naturaleza nos ha dado porque el universo acepta sin condiciones nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestras palabras, nuestras acciones y nos envía el reflejo de nuestra propia energía bajo la forma de las diferentes circunstancias que se presentan en nuestra vida.

Si te identificas con el éxito, tendrás éxito. Si te identificas con el fracaso, tendrás fracasos. Así podemos observar que las circunstancias que vivimos son simplemente manifestaciones externas del contenido de nuestra habladuría interna. Aprende a ser como el universo, escuchando y reflejando la energía sin emociones densas y sin prejuicios, siendo como un espejo sin emociones aprendemos a hablar de otra manera. Con el mental tranquilo y en silencio, sin darle oportunidad de imponerse con sus opiniones personales y evitando que tenga reacciones emocionales excesivas, simplemente permite que una comunicación sincera y fluida exista.

No te des mucha importancia, sé humilde pues cuanto más te muestras superior, inteligente y prepotente, más te vuelves prisionero de tu propia imagen y vives en un mundo de tensión e ilusiones.
Sé discreto, preserva tu vida íntima, de esta manera te liberas de la opinión de los otros y llevarás una vida tranquila volviéndote invisible, misterioso, indefinible e insondable como el Tao.

No compitas con los demás, vuélvete como la tierra que nos nutre que nos da de lo que necesitamos. Ayuda a los otros a percibir sus cualidades, sus virtudes y a brillar. El espíritu competitivo hace que crezca el ego y crea conflictos inevitablemente. Ten confianza en ti mismo, preserva tu paz interna evitando entrar en la provocación y en las trampas de los otros.

No te comprometas fácilmente. Si actúas de manera precipitada sin tomar consciencia profundamente de la situación te vas a crear complicaciones. La gente no tiene confianza en aquellos que dicen sí muy fácilmente porque saben que ese famoso sí no es sólido y le falta valor.

Toma un momento de silencio interno para considerar todo lo que se presenta y toma tu decisión después. Así desarrollarás la confianza en ti mismo y la sabiduría. Si realmente hay algo que no sabes o que no tienes la respuesta a la pregunta que te han hecho, acéptalo. El hecho de no saber es muy incómodo para el ego porque le gusta saber todo, siempre tener razón y siempre dar su opinión muy personal.

En realidad el ego no sabe nada, simplemente hace ver que sabe.

Evita el hecho de juzgar y de criticar, el Tao es imparcial y sin juicios, no critica a la gente, tiene una compasión infinita y no conoce la dualidad. Cada vez que juzgas a alguien lo único que haces es expresar tu opinión muy personal, y es una pérdida de energía, es puro ruido.

 

Juzgar es una manera de esconder sus propias debilidades. El sabio tolera todo y no dirá ni una palabra. 

Recuerda que todo lo que te molesta de los otros es una proyección de todo lo que todavía no has resulto de ti mismo. Deja que cada quien resuelva sus propios problemas y concentra tu energía en tu propia vida. Ocúpate de ti mismo, no te defiendas. Cuando tratas de defenderte en realidad estás dándole demasiada importancia a las palabras de los otros y le das más fuerza a su agresión.

Si aceptas el no defenderte estás mostrando que las opiniones de los demás no te afectan, que son simplemente opiniones y que no necesitas convencer a los otros para ser feliz.

Tu silencio interno te vuelve impasible. Practica el arte de no hablar. Progresivamente desarrollarás el arte de hablar sin hablar y tu verdadera naturaleza interna reemplaza tu personalidad artificial, dejando aparecer la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría del silencio. El poder permanece cuando el ego se queda tranquilo y en silencio. Si tu ego se impone y abusa, el mismo poder se convertirá en un veneno y todo tu ser se envenenará rápidamente, perdiendo la paz.

Respeta la vida de los demás y de todo lo que existe en el mundo. No trates de forzar, manipular y controlar a los otros. Conviértete en tu propio maestro y deja a los demás ser lo que son, o lo que tienen la capacidad de ser.

Autor desconocido.

Un abrazo, que Dios te bendiga, te muestre su rostro, te sonría y te permita que prosperes en todo.

Ahora, cuando veo asomar agresividad  sobre la gente, calumnias precipitadas,  voy a mi biblioteca y saco  el libro de José Ingeniero y abro está vieja carta anónima y la releo en un silencio sin fin de las palabras.

 

 

Autor: marinoberiguete

.DIPLOMÁTICO DE CARRERA. . CATEDRÁTICO UNIVERSITARIO. .ABOGADO, . ESCRITOR. Magíster en Ciencias Políticas, Universidad Pedro Henríquez Ureña, Magíster en Relaciones Internaciones, Universidad Pedro Henríquez Ureña, Postgrado en Procedimiento Civil, Universidad Autónoma de Santo Domingo, Diplomado en gerencia de campaña electoral, Fundación Konrad Adenauer, Venezuela IFEDEC.

Deja un comentario